Ejercicio físico en la piscina

Os presentamos algunas opciones para hacer ejercicio en vuestra piscina.

Natación estática

Se trata de la opción más practicada. Es la práctica de la natación en piscinas de pequeñas dimensiones utilizando algún sistema que ofrezca resistencia al avance.

1. Motor contracorriente

Basado en un sistema motorizado que expulsa un chorro de agua a presión. El nadador se enfrenta a esta corriente de agua regulable pudiendo nadar sin avanzar hacia el final de la piscina.

2. Arneses y sistemas elásticos

En este caso, el nadador se sujeta mediante una cinta elástica en algún punto exterior a la piscina.

La sujeción al cuerpo se puede llevar a cabo mediante un arnés a la altura de la cintura o bien mediante dos brazaletes a la altura de los tobillos.

La campeona olímpica Sharon van Rouwendaal en el siguiente video, optimizando los mínimos recursos al máximo.

Bicicleta estática acuática

El pedaleo dentro del agua con bicicletas adaptadas, nos ofrece una serie de ventajas respecto al ciclismo de calle o el de gimnasio:

  • Es cuidadoso con las articulaciones reduciendo las cargas sobre la columna y las rodillas. Indicada para personas con patologías como la artrosis.
  • Favorece la regulación de temperatura corporal al practicarse dentro del agua.
  • Mejoras cardiovasculares.
  • Etc

Más información en este enlace (Via Poolbike)

Aeróbic y gimásia (aquagym) dentro de la piscina

El aquagym y en general cualquier ejercicio físico hecho dentro del agua tiene grandes beneficios en la flexibilidad que beneficia las articulaciones.

No provoca ningún impacto en el cuerpo y por eso el riesgo de lesiones se reduce al máximo. Por esta razón se considera un ejercicio ideal para personas con problemas articulares o en los huesos.

Los ejercicios nos ayudarán también a mejorar nuestra resistencia, cordinación y la agilidad.

Nos podemos ayudar de churros de espuma para hacer los ejercicios como es el caso del siguiente video: